Suprema Corte

Error message

Deprecated function: Array and string offset access syntax with curly braces is deprecated in include_once() (line 20 of /home/members/cimac/sites/cimacnoticias.com.mx/web/includes/file.phar.inc).
ZONA DE REFLEXIÓN
Aborto
   ZONA DE REFLEXIÓN
Aborto legal para no morir
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Lucía Lagunes Huerta*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 25/04/2017

En 1989 una amiga, a quien llamaré “Luz”, necesitaba interrumpir su embarazo. Ninguna sabía qué hacer, ni a dónde ir, ni a quién recurrir. El camino para poder llegar a un lugar seguro fue terrorífico y dos miedos nos acompañaron todo el tiempo: la muerte y la cárcel.
 
Estudiantes de Sociología, ambas con no más de 22 años de edad, nos adentramos al mundo “clandestino” del aborto. Estudiantes y maestras conocían de lugares, todos secretos, resguardados con temor. Uno de los lugares a los que llegamos estaba por el metro Villa de Cortés. Un departamento mal adaptado como “clínica”, con un presunto médico, lo pongo en duda porque aun cuando estaban sus diplomas enmarcados, algo nos decía que no lo era.
 
Al recibirnos, lo primero que nos dijo fueron sus honorarios, lo segundo que nos preguntó fue si podíamos pagarlo. Tras la respuesta afirmativa de que contábamos con el recurso, pasó a mi amiga a la “sala de exploración-quirófano-bodega”.
 
La revisión fue violenta. Sin ningún cuidado, metió sus dedos en la vagina de mi amiga, lastimándola; le preguntó la fecha de su  última menstruación y nos dio una fecha para el legrado, siempre y cuando tuviéramos el dinero completo que tendríamos que pagar antes de la intervención quirúrgica.
 
Al salir de ahí nos soltamos a llorar, el lugar era sucio y el supuesto médico nos daba muchísima desconfianza. En el metro mi amiga me dijo: “ahí me voy a morir”. Intenté darle confianza, pero yo también creía que ahí la muerte era segura: o por una mala práctica o por una infección.
 
La suerte y el movimiento feminista salvaron la vida de mi amiga. Digo suerte, porque encontramos a la persona precisa con la información necesaria. Luz está viva, es una brillante investigadora y ayer estuvo en la ceremonia de los 10 años de aborto legal en la Ciudad de México.
 
Felices, celebramos junto a muchas feministas que picaron piedra en esta Ciudad de México, y otras más, que aun cuando no estuvieron presentes, son parte de la lucha por la legalización del aborto.
 
Por ejemplo, la Red por la Salud de las Mujeres del Distrito Federal que aglutinó a varias organizaciones, que realizó investigaciones para mostrar por qué era urgente despenalizar el aborto, que reveló las prácticas cotidianas que usaban las mujeres más pobres, aquellas que se provocaban los abortos con las cosas más inverosímiles, aquellas que llegaron a pseudo-clínicas, con pseudo-médicos que las ponían en la calle cuando la hemorragia no paraba para que se fueran a morir en sus casas o en cualquier otro lugar.
 
Decía Marta Lamas en su intervención durante la ceremonia oficial de una década de la Interrupción Legal del Embarazo, que hace diez años la legalización del aborto hasta las 12 semanas fue una decisión política donde intervinieron seis partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa.
 
Claro que sí, fue una decisión política alimentada durante años por las feministas, que contó con un gobierno que asumió la despenalización del aborto, que contó con voces inteligentes y certeras como la de la entonces Consejera Jurídica, Leticia Bonifaz; con una Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal que asumió su deber de defender el derecho de las mujeres a decidir si quieren o no ser madres; con ministras en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que certificaron la constitucionalidad de la medida.
 
Mujeres de a pie, que salieron a las calles a defender lo que por derecho les corresponde: decidir sobre sus cuerpos y sus vidas.
 
Por eso celebramos, porque ninguna mujer que ha acudido a alguna de las 13 clínicas de la Ciudad de México ha perdido la vida por practicarse un aborto legal, porque hoy, al igual que Luz, están vivas 176 mil 355 mujeres, quienes no tuvieron que enfrentar el miedo de la muerte o la cárcel.
 
*Periodista y feminista, Directora General de CIMAC
Twitter: @lagunes28
 
17/LLH/GG








NACIONAL
Participación Política de las Mujeres
   Mujeres en Plural pide incluir a mujeres en ternas
Llaman a SCJN a considerar principio de paridad en TEPJF
Archivo CIMACFoto
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 08/08/2016

La Red Mujeres en Plural llamó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a considerar el principio de paridad de género (igualdad) en la integración de las siete ternas de candidatos a magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).
 
Este 4 de agosto la SCJN aprobó la lista de 126 aspirantes que en julio pasado se registraron como aspirantes y quienes cumplieron los requisitos para integrar las ternas que serán propuestas al Senado, órgano que designará a las y los magistrados que ocuparán el cargo a partir del próximo 4 de noviembre.
 
A propósito de este proceso para elegir a siete magistrados del TEPJF –el organismo jurisdiccional encargado de calificar la elección presidencial– la Red Mujeres en Plural difundió una carta para que la Suprema Corte incluya a las mujeres en las ternas.
 
En otras ocasiones esta Red, que promueve la participación política de las mujeres, se pronunció por la integración de más liderazgos femeninos en los organismos electorales como el Instituto Nacional Electoral y la propia SCJN, donde no aplica el principio de paridad ni las cuotas de género.
 
Actualmente la paridad es un principio consagrado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y sólo aplica para los partidos políticos, quienes desde 2014 están obligados a otorgar a las militantes 50 por ciento de sus candidaturas a senadurías y diputaciones, tanto a nivel federal como local.
 
En la carta, las firmantes piden a la Suprema Corte que en el actual proceso de elección no caiga en el falso dilema entre “cuotas o capacidad” de quienes aspiran a la responsabilidad de ser magistrados electorales, toda vez que en la lista hay muchas mujeres de “probada experiencia, capacidad y compromiso con la justicia, la democracia, la igualdad y el respeto a los Derechos Humanos”.
 
Las 20 mujeres que cumplieron los requisitos y están registradas son: Adriana Margarita Favela Herrera, Alma Patricia Sam Carbajal, Beatriz Eugenia Galindo Centeno, Beatriz Claudia Zavala Pérez, Berenice García Huante, Claudia Mavel Curiel López, Carla Astrid Humphrey Jordán, Eusebia González González y Elva Regina Jiménez Castillo.
 
También están Irma Leticia Cisneros Basurto, Janine Madeline Otálora Malassis, Leonor Garay Morales, María del Pilar Parra Parra, María Amparo Hernández Chong Cuy, Mónica Aralí Soto Fregoso, María Concepción Flores Saviaga, María del Carmen Carreón Castro, Silvia Gabriela Ortiz Rascón, Thelma Elena Díaz Jiménez y Xitlali Gómez Terán.
 
Una vez que la Suprema Corte publicó la lista de aspirantes que cumplen con los requisitos, corre un plazo de 5 días hábiles para que quienes tengan observaciones las hagan llegar a las y los ministros; por tanto la próxima semana el pleno de la SCJN deberá elegir a 42 postulantes y después depurar la lista a 21.
 
En sesión pública, cada una de las y los ministros propondrá 42 candidatos y serán seleccionados quienes hayan obtenido más menciones por parte de los magistrados.
 
Una vez que se elija a los candidatos se publicará una lista de finalistas en el Diario Oficial de la Federación y después se les llamará a una sesión pública para que comparezcan; tras la exposición de cada aspirante, las y los ministros votarán una vez más para elegir 21 candidatos. 
 
Posteriormente se dará a conocer la lista final de las y los seleccionados que conformarán las siete ternas enviadas al Senado, quien deberá valorar los 21 perfiles para hacer la designación correspondiente.
 
Al respecto, las integrantes de la Red, entre académicas y activistas, así como las senadoras Angélica de la Peña, Marcela Torres Peimbert y Martha Tagle; y las diputadas Candelaria Ochoa, Claudia Corichi y Cecilia Soto, dijeron que es un deber ético construir una nación donde mujeres y hombres gocen de iguales derechos y deberes.
 
16/AGM/LGL








Subscribe to RSS - Suprema Corte