Mujeres en situación de prostitución

MUJERES CAUTIVAS
VIOLENCIA
   OPINIÓN
   Mujeres Cautivas
La intersección entre feminicidio y prostitución
Imagen retomada del portal Indymedia.org
Por: Teresa C. Ulloa Ziáurriz*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 03/04/2018

Desde hace tiempo venimos denunciando la violencia feminicida que se entrecruza con la prostitución y cómo las mujeres se encuentran desprotegidas y vulnerables cuando se quedan solas en los cuartos de hotel con los compradores de sexo de paga, sin importar lo que cobran. Las damas de compañía o “escorts” no quedan excluidas de esta violencia feminicida. 

Muchas mujeres llegan a nuestro país engañadas, reclutadas principalmente como modelos, bailarinas y con promesas de convertirlas en actrices famosas o conductoras de la Televisión. Víctimas de trata de personas que acaban siendo explotadas en la prostitución como acompañantes o bailarinas exóticas en los “table dance” o clubes para hombres.

Hace unos cuantos años pudimos registrar varios casos de trata de mujeres argentinas, pero ahora se está focalizando principalmente en Colombia y Venezuela por la situación que se está presentando en sus países y que tiene que ver con las condiciones estructurales, económicas y de oportunidades de vida digna. Cientos de mujeres venezolanas están llegando a nuestro país buscando una oportunidad para remontar sus condiciones de pobreza.

Las autoridades mexicanas no actúan para combatir la trata de personas y la explotación sexual, que es un fenómeno que las deja totalmente vulnerables a lo que el consumidor de sexo de paga quiera hacer con ellas, inclusive matarlas.

A mediados del mes de marzo, se dio a conocer que el cuerpo de una joven de apenas 26 años fue encontrado en Ecatepec. Ella era acompañante o escort y fue la octava en ser brutalmente asesinada en México.

8 mujeres han sido víctimas de feminicidio en poco más de un año, y todas tenían en común que eran acompañantes o escorts; la mayoría se anunciaba en la misma página web (Zona Divas) y la mayoría no pasaba de los 30 años.

Katya de 21 años de edad había dejado su trabajo como escort, sin embargo, lo retomó para poder pagar un viaje a París, para reunirse con su hermano. Además, tenía que ayudar con los gastos del hogar en donde vivía con su madre, quien sufría de artritis, y con otro de sus hermanos, con discapacidad intelectual.

El 12 de abril de 2017, Katya fue asesinada en el cuarto 327 del Hotel Estadio ubicado en la calle de Chiapas en la Colonia Roma, de la Delegación Cuauhtémoc. Llegó ahí, después de haber hecho una cita en ese lugar con un consumidor de sexo de paga. Fue encontrada con las manos atadas y con la garganta cortada con unas tijeras de jardinería.

El cuerpo de María José Salvisberg Wegmann, de 29 años, fue encontrado en Cuernavaca. María José había desparecido dos meses antes de ser asesinada. Según testimonios dados a la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México, una amiga rusa de María José, las citaba y las llevaba con hombres de “mucho dinero”.

Lo mismo sucedió con Isis, de nacionalidad brasileña, quien llegó contratada presuntamente por Televisa y a quien llevaban a fiestas de “altos ejecutivos”. Un día la llevaron a Cuautla, Morelos, a una fiesta de los Beltrán Leyva, donde encontró la muerte de un balazo en la cabeza y después quemaron su cuerpo.

Génesis Ulyannis Gibson Jaimes fue asesinada el 17 de noviembre del año pasado, cuando tenía 24 años de edad. La joven venezolana vivía con su hija en Querétaro, pero se trasladó a Puebla contratada por un consumidor de sexo de paga.

Sin embargo, agentes de la Procuraduría General de Justicia capitalina, encontraron su cuerpo en el Hotel Platino, en la colonia Felipe Ángeles, Delegación Venustiano Carranza. Génesis tenía golpes en el rostro, en las piernas, y además estaba atada de pies y manos con cinta adhesiva.

Wendy Vaneska de nacionalidad peruana, fue asesinada en un hotel de la Condesa, el 4 de febrero del año pasado, cuando contaba con 26 años de edad. Su cuerpo tenía un impacto de bala.

Karen Alien Grodzinsk era una escort de origen argentino. Fue asesinada el 27 de diciembre del año pasado en el Hotel Pasadena, ubicado en la Delegación Benito Juárez. Se sabe que ella estaba casada con un comerciante del barrio de Tepito.

Su cuerpo fue encontrado en la habitación 214, con un impacto de arma de fuego. Cámaras de seguridad del hotel, captaron a un hombre que llegó alrededor de las 20:00 horas a bordo de una motocicleta y minutos después llegó Karen. El sujeto salió a media noche. Personal del lugar aseguró que tenía entre 23 y 25 años de edad.

Adreina, de 27 años, de nacionalidad venezolana, fue asesinada el 24 de diciembre del año pasado en Nuevo León. Viajaba con su acompañante en un vehículo cuando fueron alcanzados por otro carro que les disparó. Según las autoridades, habían tenido una disputa en un bar de Monterrey.

Kenny de 26 años, fue asesinada en Ecatepec. Era venezolana y su cuerpo fue encontrado el 25 de febrero de este año.

A Claridad la secuestraron el 10 de febrero de este año, pero la joven de 33 años de edad fue rescatada por agentes de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México. La escort venezolana fue localizada en Xochimilco y sus captores pedían medio millón de pesos para liberarla. Fueron detenidos tres presuntos secuestradores que se encontraban en el lugar.

Hace unos días, se reportó desaparecida otra acompañante o escort en la Ciudad de México.

Con este recuento de casos, que son los que hemos registrado, podemos demostrar cómo la prostitución se entrecruza con el feminicidio y, aun así, hay quienes argumentan que la prostitución es un trabajo como cualquier otro. Lo cierto es que la prostitución es una actividad altamente precarizada a donde llegan las mujeres que no han tenido oportunidades, o con mucha necesidad. Es la expresión más antigua del patriarcado que se ha perpetuado para controlar la sexualidad y los cuerpos de las mujeres, y también sus vidas.

La violencia machista tiene múltiples expresiones que debemos visibilizar y combatir. En la base de la pirámide del patriarcado y de la violencia se sitúan los micromachismos, que perpetúan la desigualdad y la violencia contra las mujeres.

*Directora Regional de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés).

Twitter: @CATWLACDIR

Facebook: Catwlac Directora

18/TUZ/LGL








MUJERES CAUTIVAS
Trata de Personas
   Mujeres Cautivas
A revisión periódica Plan global de acción para combatir la trata de personas y metas de ODS
Especial
Por: Teresa C. Ulloa Ziáurriz*
Cimacnoticias | Ciudad de México .- 19/09/2017

Ahora que se aproxima la revisión periódica del Plan Global de Acción para Combatir la Trata de Personas, que se llevará a cabo los días 27 y 28 de septiembre en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, hay una serie de organizaciones que se hacen llamar “Alianza 8.7 Uniendo Fuerzas Globalmente para Poner Fin al Trabajo Forzado, la Esclavitud Moderna, la Trata de Seres Humanos y el Trabajo Infantil”. Y lo impulsan así porque creen que la Prostitución es trabajo, o a la prostitución infantil le dicen prostitución infantil o niñas prostitutas o “niñas trabajadoras sexuales”.

Nosotras esperamos que esta revisión y su declaración final reflejen un verdadero compromiso con la puesta en marcha y realización del Plan de Acción Global y la Agenda del 2030 para el Desarrollo Sustentable, específicamente de las metas 5.2, 8.7 y 16.2.

En particular, varias organizaciones internacionales entre las que destacan la Coalición Internacional contra el Tráfico de Mujeres y Equality Now (Igualdad Ahora) han manifestado al Secretario General de la ONU que esperan la completa puesta en marcha del Plan de Acción contra la Trata, en concordancia con las metas de desarrollo sustentable. Y, además llamaron a los Estados Parte a incorporar y respetar la definición legal contenida en el Protocolo de Palermo para Prevenir, Erradicar y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niñas/Niños que complementa la Convención contra la Delincuencia Organizada Trasnacional, conocido como el Protocolo de Palermo, que se incluye en el Plan Global de Acción, del que 170 Estados son parte:

“… La explotación incluirá, por lo menos la explotación de la prostitución de otros y otras formas de explotación sexual, trabajos y servicios forzados, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud, servidumbre o la remoción de órganos...”

Las definiciones legales son importantes, son la piedra angular para poder reclamarle a los Estados Parte, entre los que se encuentra México, sus obligaciones. Es indispensable que la definición acordada y aceptada como la definición legal de la trata de personas no se modifique de ninguna manera, esa definición que fue internacionalmente acordada y aceptada, definición que debe ser apoyada e implementada totalmente.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (MDS) nos brinda lineamientos claros para que los gobiernos puedan enfrentar los retos más importantes del mundo. Es imperativo alcanzar las Metas del Desarrollo Sostenible y que todos sus objetivos se alcancen prioritariamente.

Tres Metas de las incluidas en la Agenda para el Desarrollo Sostenible, las metas 5, 8 y 16, se refieren a la trata de personas, desde sus causas y hasta sus consecuencias, más específicamente los objetivos 5.2, 8.7 y 16.2 que se refieren a combatir la trata de personas –desde la trata y explotación sexual de mujeres y niñas (Objetivo 5.2.) –el trabajo forzado y el trabajo infantil (Objetivo 8.7), hasta todas las formas de trata de niños, niñas y adolescentes (16.2).

Cada objetivo es distinto en su marco, igual en importancia e interconectados en sus respectivos panoramas. Esperamos, exigimos que la puesta en marcha de las estrategias dirigidas a cada uno de estos objetivos asegure que la trata y la explotación sexual sean igualmente prioritarias para nuestros gobiernos y las organizaciones internacionales.

Cuando debatimos sobre la trata de personas en situaciones de conflicto, se debe tomar en cuenta el acuciante riesgo de trata y explotación sexual que enfrentan, particularmente, las mujeres y las niñas. Las Naciones Unidas deben reconocer e impulsar la igualdad sustantiva de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, lo que es imposible sin erradicar la violencia feminicida y la discriminación de género, que incluyen la trata y la explotación sexual y la explotación de la prostitución.

De acuerdo al informe 2016, de UNDOC, 71 por ciento de las víctimas de trata de personas son mujeres y niñas, y de esas víctimas 72 por ciento son explotadas sexualmente; mientras que 96 por ciento de todas las víctimas de trata para la explotación sexual son mujeres y niñas.

Es crucial que los Estados Miembros en sus deliberaciones para combatir la trata de personas retomen la legislación internacional que incluye cuatro formas distintas de trata. Los esfuerzos para combatir la trata laboral por organismos internacionales como la OIT y la Alianza 8.7 son necesarios, pero deben reconocer que sus esfuerzos únicamente abordan una de las cuatro formas de trata. Debe quedar claro que la trata para la explotación sexual no es una forma de trata laboral. Los Estados Parte han ratificado un marco legal integral que se enfoca a la trata y la explotación sexual y la explotación de la prostitución, incluyendo el Protocolo de Palermo, la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), la Convención para Erradicar la Trata de Personas y la Explotación de la Prostitución Ajena (el Convenio de 1949) y la Convención de los Derechos de la Niñez.

El financiamiento intersectorial nacional y global debe concentrarse en financiar los compromisos tendientes a alcanzar la igualdad de género, el empoderamiento de mujeres y niñas; y erradicar la violencia contra las mujeres, especialmente la violencia feminicida, incluyendo la trata de mujeres, niñas, adolescentes y trans y todas las formas y modalidades de explotación, en particular, la explotación de la prostitución, lo que no está sucediendo.

Priorizar la explotación sexual como una de las formas de trata, aumentará la habilidad de los Estados Parte para combatir la trata de mujeres y niñas y la explotación sexual, ya que les permitirá desarrollar planes nacionales relevantes y apropiados, indicadores, llevar a cabo investigaciones e invertir en combatir la trata de personas. Combatir la trata, la explotación sexual de mujeres, niñas, adolescentes y transexuales, requiere inversiones en investigaciones comprensivas o integrales y la recolección de datos desagregados y diferenciados de otras formas de trata y explotación.

En la revisión del Plan de Acción Global se debe tomar en cuenta la legislación internacional existente y los principios de los Derechos Humanos. Es indispensable utilizar la terminología usada para definir la trata de seres humanos. Mientras que los términos “la esclavitud moderna de nuestros días” o “la esclavitud moderna” ayuda a que el promedio de la ciudadanía pueda entender de manera más eficiente la gravedad de la trata de personas, lo cierto es que no son términos que se reflejen en la legislación internacional, en todo caso lo que encontramos es “formas contemporáneas de esclavitud”.

Finalmente, hacemos un llamado al gobierno de México y demás Estados Partes a respetar el Artículo 9.5 del Protocolo de Palermo, enfocándose en desalentar la demanda que promueve la explotación de la prostitución de mujeres y niñas, que provoca la trata y la explotación sexual. Sin demanda no hay trata de personas.

*Directora Regional de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés).

Twitter: @CATWLACDIR
Facebook: Catwlac Directora

17/TUZ/LGL








MUJERES CAUTIVAS
DERECHOS HUMANOS
   Mujeres Cautivas
   
A revisión periódica Plan global de acción para combatir la trata de personas y metas de ODS
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Teresa C. Ulloa Ziáurriz*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 20/09/2017

Ahora que se aproxima la revisión periódica del Plan Global de Acción para Combatir la Trata de Personas, que se llevará a cabo los días 27 y 28 de septiembre en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, hay una serie de organizaciones que se hacen llamar “Alianza 8.7 Uniendo Fuerzas Globalmente para Poner Fin al Trabajo Forzado, la Esclavitud Moderna, la Trata de Seres Humanos y el Trabajo Infantil”. Y lo impulsan así porque creen que la Prostitución es trabajo, o a la prostitución infantil le dicen prostitución infantil o niñas prostitutas o “niñas trabajadoras sexuales”.

Nosotras esperamos que esta revisión y su declaración final reflejen un verdadero compromiso con la puesta en marcha y realización del Plan de Acción Global y la Agenda del 2030 para el Desarrollo Sustentable, específicamente de las metas 5.2, 8.7 y 16.2.

En particular, varias organizaciones internacionales entre las que destacan la Coalición Internacional contra el Tráfico de Mujeres y Equality Now (Igualdad Ahora) han manifestado al Secretario General de la ONU que esperan la completa puesta en marcha del Plan de Acción contra la Trata, en concordancia con las metas de desarrollo sustentable. Y, además llamaron a los Estados Parte a incorporar y respetar la definición legal contenida en el Protocolo de Palermo para Prevenir, Erradicar y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niñas/Niños que complementa la Convención contra la Delincuencia Organizada Trasnacional, conocido como el Protocolo de Palermo, que se incluye en el Plan Global de Acción, del que 170 Estados son parte:

“… La explotación incluirá, por lo menos la explotación de la prostitución de otros y otras formas de explotación sexual, trabajos y servicios forzados, esclavitud o prácticas análogas a la esclavitud, servidumbre o la remoción de órganos...”

Las definiciones legales son importantes, son la piedra angular para poder reclamarle a los Estados Parte, entre los que se encuentra México, sus obligaciones. Es indispensable que la definición acordada y aceptada como la definición legal de la trata de personas no se modifique de ninguna manera, esa definición que fue internacionalmente acordada y aceptada, definición que debe ser apoyada e implementada totalmente.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (MDS) nos brinda lineamientos claros para que los gobiernos puedan enfrentar los retos más importantes del mundo. Es imperativo alcanzar las Metas del Desarrollo Sostenible y que todos sus objetivos se alcancen prioritariamente.

Tres Metas de las incluidas en la Agenda para el Desarrollo Sostenible, las metas 5, 8 y 16, se refieren a la trata de personas, desde sus causas y hasta sus consecuencias, más específicamente los objetivos 5.2, 8.7 y 16.2 que se refieren a combatir la trata de personas –desde la trata y explotación sexual de mujeres y niñas (Objetivo 5.2.) –el trabajo forzado y el trabajo infantil (Objetivo 8.7), hasta todas las formas de trata de niños, niñas y adolescentes (16.2).

Cada objetivo es distinto en su marco, igual en importancia e interconectados en sus respectivos panoramas. Esperamos, exigimos que la puesta en marcha de las estrategias dirigidas a cada uno de estos objetivos asegure que la trata y la explotación sexual sean igualmente prioritarias para nuestros gobiernos y las organizaciones internacionales.

Cuando debatimos sobre la trata de personas en situaciones de conflicto, se debe tomar en cuenta el acuciante riesgo de trata y explotación sexual que enfrentan, particularmente, las mujeres y las niñas. Las Naciones Unidas deben reconocer e impulsar la igualdad sustantiva de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, lo que es imposible sin erradicar la violencia feminicida y la discriminación de género, que incluyen la trata y la explotación sexual y la explotación de la prostitución.

De acuerdo al informe 2016, de UNDOC, 71 por ciento de las víctimas de trata de personas son mujeres y niñas, y de esas víctimas 72 por ciento son explotadas sexualmente; mientras que 96 por ciento de todas las víctimas de trata para la explotación sexual son mujeres y niñas.

Es crucial que los Estados Miembros en sus deliberaciones para combatir la trata de personas retomen la legislación internacional que incluye cuatro formas distintas de trata. Los esfuerzos para combatir la trata laboral por organismos internacionales como la OIT y la Alianza 8.7 son necesarios, pero deben reconocer que sus esfuerzos únicamente abordan una de las cuatro formas de trata. Debe quedar claro que la trata para la explotación sexual no es una forma de trata laboral. Los Estados Parte han ratificado un marco legal integral que se enfoca a la trata y la explotación sexual y la explotación de la prostitución, incluyendo el Protocolo de Palermo, la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), la Convención para Erradicar la Trata de Personas y la Explotación de la Prostitución Ajena (el Convenio de 1949) y la Convención de los Derechos de la Niñez.

El financiamiento intersectorial nacional y global debe concentrarse en financiar los compromisos tendientes a alcanzar la igualdad de género, el empoderamiento de mujeres y niñas; y erradicar la violencia contra las mujeres, especialmente la violencia feminicida, incluyendo la trata de mujeres, niñas, adolescentes y trans y todas las formas y modalidades de explotación, en particular, la explotación de la prostitución, lo que no está sucediendo.

Priorizar la explotación sexual como una de las formas de trata, aumentará la habilidad de los Estados Parte para combatir la trata de mujeres y niñas y la explotación sexual, ya que les permitirá desarrollar planes nacionales relevantes y apropiados, indicadores, llevar a cabo investigaciones e invertir en combatir la trata de personas. Combatir la trata, la explotación sexual de mujeres, niñas, adolescentes y transexuales, requiere inversiones en investigaciones comprensivas o integrales y la recolección de datos desagregados y diferenciados de otras formas de trata y explotación.

En la revisión del Plan de Acción Global se debe tomar en cuenta la legislación internacional existente y los principios de los Derechos Humanos. Es indispensable utilizar la terminología usada para definir la trata de seres humanos. Mientras que los términos “la esclavitud moderna de nuestros días” o “la esclavitud moderna” ayuda a que el promedio de la ciudadanía pueda entender de manera más eficiente la gravedad de la trata de personas, lo cierto es que no son términos que se reflejen en la legislación internacional, en todo caso lo que encontramos es “formas contemporáneas de esclavitud”.

Finalmente, hacemos un llamado al gobierno de México y demás Estados Partes a respetar el Artículo 9.5 del Protocolo de Palermo, enfocándose en desalentar la demanda que promueve la explotación de la prostitución de mujeres y niñas, que provoca la trata y la explotación sexual. Sin demanda no hay trata de personas.

*Directora Regional de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés).

Twitter: @CATWLACDIR
Facebook: Catwlac Directora

17/TUZ/LGL








ZONA DE REFLEXIÓN
VIOLENCIA
   ZONA DE REFLEXIÓN
Sí, lo soy…
Imagen retomada del sitio argentinaindymedia.org
Por: Lucía Lagunes Huerta*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 24/11/2016

Nunca antes  decir lo que pienso y lo que creo se había vuelto tan difícil como ahora cuando se tiende una capa ¡qué digo una capa! ¡un techo de acero! para normalizar la explotación más antigua de las mujeres: la prostitución.
 
Cuando las voces que más se escuchan en los medios son éstas, las que hablan de las “bondades” de la legalización de la prostitución como el gran avance de la humanidad y de la democracia.
 
Yo no sé ustedes, pero yo no deseo que las niñas crezcan convencidas de que su cuerpo es una mercancía que se puede vender y comprar.
 
En 1996, cuando era reportera de Doblejornada y Cimacnoticias conocí la prostitución en los rincones más oscuros de la zona de la Merced. La disputa por la calle entre grupos y “organizaciones sociales” estaba a todo, pero la calle no era el motivo de la disputa sino las mujeres que ocupaban esas calles todo el día a lo largo del año, entre otros negocios.
 
La disputa por el control de la calle ya había dejado  a varias mujeres en situación de prostitución asesinadas de uno y otro lado. Como en cualquier guerra, las mujeres y sus cuerpos son transformados en campos de batalla.
 
Ya en varias ocasiones había entrevistado a la directiva de Brigada Callejera, organización que trabaja con mujeres en prostitución, incluso había acudido a sus oficinas dentro de la iglesia de la Soledad, ahí, en el centro de la zona de la Merced, que en más de un sentido hace honor a su nombre, Soledad.
 
Brigada Callejera ya me había invitado a talleres donde las mujeres en situación de prostitución recibían información sobre el VIH y cómo prevenirlo con el uso correcto del condón. Información más que necesaria cuando el VIH era el enemigo a vencer. Tras el éxito, desarrollaron su propia marca de condones “Encanto”, que venden entre las mujeres en situación de prostitución.
 
Me adentré a ese mundo a conocer a las mujeres de carne y hueso, que día a día ocupan las calles que controlan otros. Conocí los hoteles donde ellas viven, como el Madrid, confiscado en 2009 por trata de personas, según el acuerdo A/005/09 publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal. Un hotel propiedad de un ciudadano español, con un patio interior enorme rodeado de cuartos para la prostitución, o lo que sea. Tres pisos dedicados a ello, con barandales pintados de azul estridente; el cuarto piso estaba reservado para las mujeres en prostitución y sus niñas y niños.
 
Como en cualquier vecindad, la ropa lavada colgaba de los barandales, el llanto de bebés reventaba el silencio de la noche, voces de niñas y niños, la televisión a todo volumen; todo se mezclaba mientras subía por la escalera al primer piso, donde una mujer me esperaba en una de las habitaciones, recostada en la cama matrimonial, con cabecera de madera y el olor a creolina.
 
No era una mujer débil ni mucho menos, era una mujer atlética, con los músculos marcados producto de la disciplina del gimnasio. Su sueño era destacar en la Triple A como luchadora técnica, pero la mala paga la llevó a las calles de la merced a prostituirse.
 
Con el rostro color morado, sus brazos hablaban de una lucha, pero no en el ring. Dos semanas antes, el bando contrario a Brigada Callejera la había atacado a patadas en la calle hasta dejarla inconsciente y casi muerta.
 
Producto de la tremenda paliza, se le habían “volteado los intestinos” y los tenía en una bolsa, fuera de su vientre.
 
Después recorrí las calles vacías, oscuras, donde las loncherías de noche con las cortinas cerradas, dejaban escapar la música de la rocola. Ahí la prostitución seguía, sobre todo la explotación sexual infantil.
 
Las narraciones de lo que ahí sucedía parecían de otro mundo. Cada quincena, o los días de raya, se solía rifar a una joven virgen; “el gran evento” en todas las loncherías que en el día venden quesadillas o comida corrida y en la noche ofrecen a mujeres y niñas a la carta. Repito: corría el año 1996, cuando ya las mafias tenían el poder.
 
Por ello, el control de las calles de la Merced es fundamental en el negocio de la prostitución, quien controla las calles controla a las mujeres que ahí son explotadas.
 
Durante horas escuché las narraciones de Jaime sobre las atrocidades que viven las mujeres en prostitución del “otro bando”, cómo eran controladas y obligadas a trabajar en las peores condiciones, el comercio con la cartilla de sanidad, las formas en que eran revisadas para garantizar que no trabajaran menstruando, violadas por el dedo que un señor introducía en sus vaginas, el riguroso vigía del periodo de cada una.
 
Ahí conocí a Rubí, una mujer culta, proveniente de la clase alta de nuestra ciudad, quien había llegado a la Merced - después de pasar por la Zona Rosa y Sullivan- para sacar adelante a sus hijos, para mantener el nivel de vida que solían tener antes que ella enfrentara a su marido violento e infiel, próspero ingeniero civil constructor de las carreteras del norte de nuestro país.
 
Enfrentar al ingeniero le valió a Rubí quedarse en la calle, con dos hijos inscritos en colegios particulares, acostumbrados a vacacionar cada año en Europa y a usar ropa de marca. La culpa de que sus hijos “perdieran todo” la llevó a la prostitución, porque ella quería que sus hijos no pasaran carencias.
 
Y muchas más mujeres que llegaron a las calles de la Merced bajo la fuerza del hambre, de la miseria de sus vidas y la urgencia de que su prole tuviera algo mejor. Siguiendo sueños, como la luchadora, que mientras conseguía la fama, tenía que comer, pagar gimnasio, entrenador y todo lo que ello le implicaba.
 
Mujeres que creyeron que con tres meses prostituyéndose obtendrían lo que debían pero se quedaron atrapadas, endeudadas, en las redes de la prostitución donde la calle es el gran negocio de los señores que les cobran por todo, donde los hoteleros se hacen ricos con la renta de los cuartos tanto para la prostitución como por vivir.
 
De estas mujeres se habla, de las que no contaron con opciones reales para elegir. Todas tenían sueños distintos a lo que estaban viviendo, todas preferían salir de “eso”, como le llaman. Ninguna se sentía orgullosa de ser prostituta, ni deseaba que sus hijas lo fueran, aunque algunas estaban resignadas en que ahí terminarían porque ese es el ambiente en el que viven (o la “opción” que les da su país).
 
Todas le pagaban a alguien para poder pararse en una esquina, para poder usar el hotel, para estar en la lonchería, para que el poli no se las llevara; todas eran explotadas por todos los negocios alrededor de ellas.
 
Sobre estas mujeres están hablando otras, que dicen que “ellas” -las mujeres en situación de prostitución- optaron libremente por ello. Académicas, legisladoras acompañadas por hombres llamados “progresistas”, colocadas en los medios de comunicación con sus voces hablando de las “bondades” de la prostitución como trabajo.
 
¿Qué significa eso? ¿que dentro de la orientación vocacional  la prostitución será una opción para las jóvenes? ¿crecerán las academias que profesionalizarán a las mujeres para que sean las mejores prostitutas de la historia? Como el nuevo modelo de negocio, las academias de “Pole Dance”, que no son otra cosa que el entrenamiento para los Table Dance, o para el placer sexual de los hombres.
 
De qué estamos hablando, me pregunto. Sé que esto no gusta a las personalidades que tienen el poder para susurrarle al oído al jefe de gobierno que esto es lo de hoy, y que ha ganado muchas y muchos adeptos.
 
La investigadora Ana de Miguel ya decía en su conferencia en el CEIICH sobre Neoliberalismo Sexual “lo que nos estamos jugando es el concepto de humanidad”, y en especial de la humanidad de las mujeres. Si la dignidad humana es el principio básico de los Derechos Humanos, ¿dónde subsisten los derechos de las mujeres?
 
¿Por qué buscan legalizar la prostitución y no empujar con todo el poder que ellas tienen, mejoras en las condiciones laborales de todas las mujeres? para que todas ingresen a las escuelas,  para que sean grandes científicas, legisladoras, gobernantas con trabajos bien remunerados.
 
Sí, me han dicho que mi argumentación es moralina, porque lo mismo da trabajar con las manos que con la vagina. Nada tiene de comparación. Hoy, los mismos países que legalizaron la prostitución no vieron el desarrollo de las mujeres y sí de los señores de la pornografía, los dueños de los bares y prostíbulos, donde se ofrece a las mujeres.
 
En estas semanas se decidirá el futuro real de la vida de las mujeres y de las niñas, las niñas de 10 años que el Fondo de Población de las Naciones Unidas ha elegido como  el indicador humano para la medición del éxito de los Objetivos de Desarrollo. La decisión final será tomada el 10 de diciembre, fecha emblemática para los Derechos Humanos.
 
Normalizar la compra y venta de seres humanos nunca ha sido el camino del progreso ni de la democracia; los años de historia nos lo han demostrado más de una vez.
 
Las mujeres en situación de prostitución merecen opciones reales de desarrollo, no la cadena que las eternice en ella.
 
*Periodista y feminista, Directora General de CIMAC
Twitter: @lagunes28
 
16/LLH/LGL








Subscribe to RSS - Mujeres en situación de prostitución