Ser reportera en Puebla: explotación y negación de derechos

NACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Informadoras afrontan sobrecarga laboral y raquíticos sueldos
Ser reportera en Puebla: explotación y negación de derechos
Imagen retomada del sitio adpc.cat
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Cimacnoticias | México, DF.- 16/02/2015

Mujeres periodistas del estado de Puebla se ven obligadas a trabajar en más de dos empleos y aceptar bajos salarios, porque las empresas de la entidad no les garantizan condiciones laborales dignas.
 
Recientemente Cimacnoticias informó que Arlette de la Torre Togán, reportera de la revista Líder de Puebla, habría sido despedida por presentar un embarazo de alto riesgo.
 
La reportera declaró que pese a permanecer un año en la revista nunca tuvo seguridad social, percibía un sueldo de 6 mil pesos mensuales por jornadas laborales de hasta 10 horas y –ante la falta de personal– cubría de seis a siete fuentes informativas.
 
Arlette de la Torre reveló que al mismo tiempo trabajaba en otro medio de comunicación porque el sueldo en ambos es insuficiente para cubrir los gastos de una renta y los 800 pesos al mes que paga por las vacunas de su hija de siete años de edad, quien padece distintas alergias.
 
Además, como una actividad extra a sus labores como reportera, vendía publicidad para la revista a cambio de un porcentaje mínimo de las ganancias, lo que le generaba tiempo y dinero que invertía (aunque no consiguiera la venta) y que no se le reembolsaba.
 
A raíz de su denuncia, De la Torre Togán tuvo conocimiento (sin precisar la información) de dos casos más de mujeres embarazadas que fueron despedidas o presionadas laboralmente por sus jefes en medios de comunicación de la entidad poblana en 2014.
 
La periodista también observó que en el estado existe un sinfín de irregularidades en el cumplimiento de condiciones dignas de empleo para las periodistas.
 
Al respecto, ni instituciones oficiales u organizaciones civiles han aportado datos precisos sobre las condiciones laborales de las comunicadoras en Puebla.
 
Sólo se sabe que 130 mil trabajadoras poblanas (sin detallar cargo o medio) se desempeñan en la rama de comunicaciones y transportes, según informó recientemente la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STyPS).
 
Los datos de la dependencia revelan que en términos generales, el 60 por ciento de las trabajadoras del estado no reciben una remuneración por su trabajo y menos del 2 por ciento de ellas se desempeñan como empleadoras, además de que ninguna es directora de un medio de comunicación.
 
De acuerdo con Arlette de la Torre, quien ha recorrido en más de una ocasión el vía crucis de pedir trabajo en medios de comunicación, los sueldos de las reporteras poblanas oscilan entre los 5 mil y 6 mil pesos al mes con sólo algunas de las prestaciones que marca la Ley Federal del Trabajo (como seguridad social, vacaciones y aguinaldo).
 
Además, las trabajadoras de los medios no tienen un horario laboral fijo, ya que sus jornadas rebasan hasta las 10 horas y algunos eventos que deben cubrir son en la noche aunque hayan iniciado  su jornada desde la mañana.
 
De acuerdo con la reportera, la mayoría de las informadoras en Puebla no están afiliadas a un sindicato que defienda sus derechos ni tienen oportunidad de promoverlo por la presión laboral en sus espacios de trabajo.
 
La comunicadora detalló que en el caso de las periodistas que son madres la situación es peor, ya que las jornadas laborales no les permiten realizar actividades familiares (recoger a sus hijas o hijos en la escuela o asistir a reuniones escolares), además de que carecen de guarderías.
 
Por esta razón, De la Torre Togán, quien dará a luz dentro de dos meses, está considerando limitar su carga laboral a sólo entregar reportajes especiales cada 15 días o emplearse como “freelance” (colaboradora) en otros medios mientras cuida al recién nacido.
 
POR SI FUERA POCO… VIOLENCIA
 
Además de las malas condiciones laborales que pudieran enfrentar las reporteras, ellas sobreviven en medio un contexto de violencia por su labor informativa.
 
De acuerdo con el Informe “Impunidad. Violencia contra las mujeres periodistas: análisis legal”, de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), Puebla ocupó el tercer lugar en la lista de entidades federativas con mayor número de actos violentos contra mujeres periodistas en 2013.
 
El hostigamiento y las amenazas por parte de funcionarios, escoltas y medios de comunicación resultaron ser los tipos de agresión más frecuente contra ellas.
 
Y según el estudio de 2008 “Condiciones laborales de las y los periodistas en México, un acercamiento”, también de CIMAC, más de 15 mil mujeres ejercen el periodismo en México, y el 32 por ciento de ellas colaboraba sin prestaciones, salario fijo y protección por parte de la empresa. 
 
15/AJSE/RMB