Capital del país, donde más se reprimió la libertad de expresión

NACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   CDHDF no desagrega por sexo ataques a periodistas
Capital del país, donde más se reprimió la libertad de expresión
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anayeli García Martínez
Cimacnoticias | México, DF.- 02/01/2014

En el año que terminó las agresiones contra la libertad de expresión en el país se elevaron a 424, más del doble de las que se dieron en 2012 cuando se registraron 184, y además se incrementaron los ataques durante protestas sociales, informó la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).
 
De acuerdo con el organismo, hasta el 16 de diciembre de 2013 se registraron 424 atentados en contra de la libertad de expresión, entre ataques a periodistas, medios de comunicación y personas que ejercen su derecho a publicar, documentar, manifestarse o realizar otros actos vinculados a la información.
 
La capital del país fue la entidad que registró más agresiones con 123 actos, mientras que los estados que le siguieron fueron Oaxaca, con 50, y Veracruz, con 43. Sin embargo el organismo no desagregó la información por sexo ni por tipo de atentados.
 
A decir de la Comisión, el DF es el lugar con el número más elevado de agresiones, pero éstas no son las más graves y generalmente se tratan de ataques físicos y materiales en contextos de manifestaciones sociales en la Ciudad de México.
 
Para el organismo defensor este hecho es de alta preocupación porque puede constituir el inicio de una política de criminalización de la protesta y el derecho a informar, a la libre reunión y a la manifestación.
 
Según el reporte, en Michoacán se registran menos de 10 ataques en contra de la libertad de expresión, pero entre las agresiones hay casos graves como el de la muerte de al menos cinco personas que ejercían la libertad de expresión al protestar contra la violencia.
 
La CDHDF recordó que en virtud de las obligaciones de los artículos 1 de la Constitución mexicana y de la Convención Americana de Derechos Humanos, el Estado está obligado a tomar todas las medidas necesarias para respetar, promover, proteger y garantizar la libertad de expresión.
 
Dijo que esto debe traducirse en acciones positivas para garantizar que las agresiones cesen, pero también en que las autoridades no realicen acciones que en el futuro puedan lesionar la libertad de expresión, tal como resultaría de los distintos intentos para regular las manifestaciones sociales.
 
14/AGM/RMB