Hostigamiento constante a radios comunitarias

Error message

Deprecated function: Array and string offset access syntax with curly braces is deprecated in include_once() (line 20 of /home/members/cimac/sites/cimacnoticias.com.mx/web/includes/file.phar.inc).
NACIONAL
DERECHOS HUMANOS
   Acoso sexual a trabajadoras y allanamientos del Estado
Hostigamiento constante a radios comunitarias
Por: la Redacción
Cimacnoticias | México, DF.- 13/02/2013

Las radios comunitarias, muchas de ellas operadas por mujeres, son perseguidas y amenazadas por el Estado, y de junio de 2008 a diciembre de 2011 se documentó un mayor hostigamiento hacia estos medios de comunicación, denunciaron activistas.
 
A estas violaciones a los Derechos Humanos se suma el inicio de procedimientos penales en contra de las y los integrantes de las radios y los embates del crimen organizado, según el informe “Situación de las radios comunitarias en México”, elaborado por la Asociación Mundial de Radios Comunitarias en México (AMARC).
 
Con motivo del Día Mundial de la Radio que se celebra hoy, la organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF) se solidarizó con las estaciones de radio perseguidas y que están en la mira de los “enemigos de la libertad de información”.
 
Para RSF este día ofrece la ocasión de recordar que los medios de comunicación tradicionales siguen teniendo un papel informativo crucial para numerosas poblaciones en el mundo, en especial en zonas rurales o recónditas.
 
Además, la organización consideró que las y los periodistas radiofónicos con frecuencia desempeñan su labor bajo terribles condiciones de inseguridad y a veces lo pagan con su libertad o su vida.
 
RSF reportó que en el mundo al menos 28 periodistas de radio están encarcelados y 18 han sido asesinados desde el inicio de 2012. En México la situación de las radios comunitarias no dista de lo que sucede en otras latitudes, toda vez que AMARC señala que los agentes del Estado son sus principales agresores.
 
En su informe, que abarca de 2011 a julio de 2012, AMARC detalla que además a los servidores públicos y los agentes que actúan con el aval del Estado, se ha sumado el crimen organizado que mediante extorsiones o amenazas obstaculiza la labor de las radios y su cobertura informativa, lo que las obliga a la autocensura como forma de autoprotección.
 
Según la información de AMARC, el Estado mexicano, a través de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), la Secretaría de Gobernación (Segob), y la Procuraduría General de la República (PGR), ha enviado operativos a cargo de la Policía Federal con más de 100 elementos para cerrar estaciones que operan sin permiso.    
 
Estos despliegues policiacos –destacó la organización– se realizan con uso excesivo de la fuerza contra radios que en ocasiones operan con 5 watts de potencia, y en las que participan apenas cinco personas, entre mujeres, niñas y niños.
 
A esos operativos se suma el inicio de procedimientos penales por parte de la Segob, que según AMARC actúa a instancia de los concesionarios locales y los grandes medios. También se integran averiguaciones previas infundadas y se emiten órdenes de aprehensión contra el personal de esas emisoras.
 
Las acciones penales cobran relevancia porque en México la Ley Federal de Radio y Televisión estipula una sanción administrativa a quienes utilicen una frecuencia sin permiso, pero las autoridades han optado por una “política persecutoria y de criminalización”.
 
AMARC indicó que entre 2010 y 2011 se presentaron agresiones contra las radios comunitarias, tales como declaraciones de desprestigio por parte de funcionarios; extorsiones del crimen organizado; amenazas por correo electrónico; hostigamiento sexual a las trabajadoras, y allanamiento de instalaciones.
 
La persecución judicial se da pese a que las radios han buscado regularizar su situación legal. Apenas en enero pasado la Comisión Permanente del Congreso hizo un llamado a la Cofetel para que refrende los permisos de ocho radios comunitarias en cuatro estados del país, que desde hace dos años permanecen en incertidumbre jurídica.
 
13/AGM/RMB