España: Pocas mujeres periodistas en cargos de mando

INTERNACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   Directoras de medios debaten presencia femenina en el gremio
España: Pocas mujeres periodistas en cargos de mando
Especial | Retomada del sitio adpc.cat
Por: Vanessa Teixidor*
Cimacnoticias | Barcelona.- 07/11/2012

La Associació de Dones Periodistes de Catalunya (ADPC) reunió el pasado 29 de octubre en una mesa redonda a siete directoras de medios de comunicación de ámbito estatal, para debatir sobre los obstáculos que impiden a las mujeres ejercer cargos de mando en el gremio periodístico.
 
El evento, celebrado en el Colegio de Periodistas de Cataluña, formó parte de la conmemoración por los 20 años de la Associació de Dones Periodistes de Catalunya.
 
Participaron Magdalena Trillo (periódico Granada Hoy); Laura Espinar (diario Lanza de Ciudad Real); Arantxa Zugasti (Diario de Noticias de GipuzKoa); Pilar Gassent (Republica.com); Ángeles Rivero (diario La Nueva España Asturias); Anna Muñoz (Diari de Terrassa), y Montserrat Domínguez (huffingtonpost.es).
 
Las siete directoras respondieron a las preguntas: ¿Cuál es el papel que tienen las mujeres en los medios? ¿Qué visibilidad? ¿Qué repercusión? ¿Cómo afrontan liderar equipos y dirigir periódicos? ¿Cómo concilian su vida profesional con la personal o familiar?
 
El debate se dio en el contexto de crisis económica en España que también afecta a la gran mayoría de los medios de comunicación.
 
La presidenta de la ADPC, Carolina Barber, criticó la escasa participación de las mujeres en los puestos de decisión de los medios informativos.
 
Según la Agenda de la Comunicación, en todo el Estado Español hay 197 cabeceras de medios, ya sean en formato papel y de información general, especializada en economía o deportes, y en formato digital. De estas cabeceras, sólo 22 están dirigidas por mujeres: 19 en formato papel, uno de carácter económico y 2 digitales.
 
Vía internet, Montserrat Domínguez, directora del digital huffintongpost.es y vicepresidenta de la Asociación de Periodistas Europeos, destacó: “Estamos huérfanas de precedentes. En las redacciones siempre ha habido mujeres, aunque el problema es que a medida que vamos escalando posiciones de responsabilidad en nuestras profesiones, te das cuenta que cada vez hay menos mujeres. Necesitamos una actitud vigilante y proactiva porque sino es imposible acceder a los puestos de dirección”.
 
SENTIMIENTO DE CULPA
 
Sobre la conciliación de la vida profesional con lo familiar y personal, Domínguez señaló: “Nunca ha sido fácil. Me he culpabilizado como tantas otras madres por no tener suficiente tiempo para estar con mis hijos, pero al mismo tiempo les estoy transmiten valores como la responsabilidad y el amor por la profesión y los sacrificios que ello conlleva.
 
“También es cierto que he conseguido asumir más responsabilidad en esta profesión porque siempre he tenido ayuda en casa. Siempre he contado con una persona que me ha ayudado a criar a mis hijos y con las tareas domésticas. Sin ellas no hubiera podido estar trabajando en las redacciones en las que he estado. La ayuda familiar también es fundamental.
 
“Quiero confesar que hay trabajos que no he aceptado por la carga del coste familiar y personal que suponían. Sin embargo, creo que no hay una hoja de ruta, pienso que cada una de nosotras debe tomar sus propias decisiones”.
 
Magdalena Trillo, del diario Granada Hoy, donde comenzó a trabajar como jefa de Cultura en 2003 y fue nombrada directora en 2008, se convirtió en la primera mujer en acceder al más alto encargo de un diario del Grupo Joly, empresa periodística de referencia del sector prensa de Andalucía. Es hoy la única mujer al frente de un diario de toda la comunidad autónoma y una de las directoras más jóvenes de todo el Estado.
 
“Soy consecuencia de la discriminación positiva. A menudo llegamos a los puestos de dirección para que debamos ser. Llega un momento en que te cuestionas si estamos en los cargos directivos para llenar cuotas o porque realmente nos lo merecemos”.
 
Trillo explicó que en el momento de su nombramiento tuvo que asumir las tareas propias de la dirección, sumadas a las tareas de otros cargos directivos que se retiraron, sin que se reforzara la redacción.
 
Sobre la conciliación laboral y familiar, señaló que “la culpabilidad me surge por no ser madre. Me siento mal por tener que decir que no he renunciado a serlo porque no me lo he planteado. Es algo cultural que la sociedad exige y lo vivo como una culpabilidad generacional”.
 
Según Trillo, ser directora de un diario no significa tener que renunciar. “Yo no diría que ser directora de un diario es renunciar. Diría que el hecho de ser periodista significa tener que asumir un montón de renuncias constantes desde el momento en que empiezas en esta profesión”.
 
PROFESIÓN “MACHISTA”
 
En su caso, Trillo admitió que “ser periodista es trabajar en una profesión machista. Si quieres tener trayectoria en esta profesión, te debes hacer valer por encima de los propios compañeros desde el momento en que accedes a la profesión como becaria, y se cuestiona en todo momento el hecho de querer escalar puestos de responsabilidad en la profesión”.
 
Laura Espinar es la primera mujer directora del diario Lanza de Ciudad Real, decano de la prensa en Castilla-La Mancha. Desde su fundación, en mayo de 1943, Espinar apuntó que el diario ha tenido cinco directores, todos hombres.
 
Previamente, desde diciembre de 1995 y hasta octubre de 1999 ha sido adjunta de dirección de la publicación. Su vinculación con el medio comenzó en 1987 como redactora.
 
“Entré a trabajar como auxiliar de redacción aunque trabajaba como periodista. Entre mis objetivos desde que empecé a ejercer mi cargo como directora, he priorizado conseguir una mejor calidad de vida. Las jornadas de trabajo eran siempre indefinidas y pensé que con una mejor organización de trabajo podríamos conseguirlo. Después de 10 años lo he conseguido y es uno de los aspectos que más satisfacción me produce”.
 
Arantxa Zugasti es desde 2005 la directora del diario Noticias de Gipuzkoa y se definió a sí misma como “una periodista de vocación. Creo que siempre he querido ser lo que soy, aunque estoy convencida de que parte de todo esto tiene que ver con la afición que siempre ha habido en casa para leer periódicos y escuchar la radio.
 
“La curiosidad es el verdadero motor que mueve esta profesión. En su momento, cuando me propusieron ser la directora del diario me negué. El director de entonces tenía especial interés en que accediera una mujer al cargo. Después de que otras compañeras también se negaran, por razones obvias, me volvieron a insistir y entonces acepté la responsabilidad.
 
“Es un factor importantísimo reflexionar sobre el por qué nos sentimos culpables y porque dudamos tanto tiempo de asumir un cargo. Soy consciente de que las mujeres sabemos generar equipo y trabajar de manera conjunta gestionando personas de manera mucho más eficaz, pero también hay que tener muy presente las circunstancias actuales que nos están poniendo absolutamente al límite.
 
“Confío en que las mujeres somos un factor de cambio, pero tampoco somos ninguna garantía. También quiero apostar por hombres que vean la realidad de otra manera. Me encuentro tanto con hombres como con mujeres que son factores de cambio y otros que no lo son.
 
“Es difícil cuando te encuentras entre tantos hombres plantear las cosas de otra manera, porque existe todavía una manera de hacer demasiado conservadora, especialmente en los consejos de administración, pero en las crisis empresariales en las que nos encontramos actualmente, las mujeres representamos una oportunidad de cambio y también tenemos que saber tener en cuenta a los hombres que tienen la misma opinión que nosotros”.
 
La directora de Noticias de Gipuzkoa asumió que “a menudo no somos suficientemente neutras. Cuando las mujeres dirigimos también estamos demasiado pendientes de lo que hacemos y cómo lo hacemos”.
 
Reconoció que “también he encontrado hombres muy sensibles en mi trayectoria. A pesar de ello, aún las secciones de deportes y economía están totalmente masculinizadas. Advirtió que “la vida diaria la hacen las mujeres. En este sentido tenemos una sensibilidad diferente”.
 
Zugasti es madre de dos hijos de 16 y 11 años y en su caso quien ha renunciado es su marido. “Mi opción es que mis hijos tengan padre. Si cada una de las mujeres no cambiamos esta visión, no existe ningún cambio. Tenemos que empezar a descargarnos del peso de la mochila que nos hemos puesto. Debemos racionalizar las cosas y pensar que si mis hijos están bien atendidos, todo está bien. El discurso en torno a la renuncia es duro y debemos tener la capacidad de hacer las cosas de otra manera. El peso de la culpabilidad aún existe”, apuntó.
 
“AHORA HAY MÁS PARIDAD”
 
Pilar Gassent, directora del digital Republica.com, comenzó su carrera profesional en la Cadena SER, donde fue corresponsal política y parlamentaria. Ha trabajado en diversos medios y ha ocupado diferentes cargos de responsabilidad durante su trayectoria.
 
Gassent recordó cuando trabajaba en la radio; la expresión de su jefe de entonces cuando le preguntó si podía ir al Parlamento. “Las cosas en este sentido han cambiado. Hay mucha más paridad. A mí me da igual trabajar con hombres o con mujeres, siempre que se tenga en cuenta su actitud y su valía”.
 
“Es muy importante defender la conciliación de la vida familiar de las mujeres, pero prefiero utilizar el concepto de conciliación de las personas. También considero que no es bueno estar trabajando las 22 horas del día y muchas de nosotras también estamos renunciando a tener una mejor calidad de vida en este sentido.
 
“A menudo me planteo hasta qué punto las mujeres tenemos una capacidad de esfuerzo por encima de nuestras propias capacidades. A veces pienso que somos capaces de lo que sea con tal de que se nos reconozca. Debemos ser conscientes de que en muchos casos estamos haciendo el trabajo de más personas y debemos pensar de qué manera lo podemos resolver.
 
“A menudo nos pasamos de rosca. Debemos ser conscientes de que debemos esforzarnos pero también saber aminorar la velocidad”.
 
Ángeles Rivero es la directora del diario La Nueva España de Asturias, donde también ha sido la primera mujer en ocupar un cargo de dirección. Ha ocupado diversos cargos de responsabilidad en Gijón, Avilés y Oviedo hasta su nombramiento como directora en octubre de 2008.
 
Su vinculación desde muy joven con la Nueva España no le impidió colaborar con otros medios como la cadena SER y realizar alguna incursión televisiva en su tierra.
 
“Nunca he percibido diferencias salariales entre hombres y mujeres. Tengo pareja, que también es de la profesión, aunque no estoy casada ni tengo hijos. No me he sentido discriminada, pero sí sobreprotegida, sobre todo cuando empecé. Quizás es otra forma de discriminación, siempre he pensado que era por mi juventud”.
 
TRECHO POR RECORRER
 
Anna Muñoz es directora del Diari de Terrassa desde 1988, madre de un hijo de 19 e inició su trayectoria en el mismo medio en 1982, donde fue responsable de diferentes secciones informativas hasta que accedió al cargo de jefa de redacción en 1986.
 
Señaló que “trabajar en un medio local donde los recursos siempre son escasos me ha permitido implicarme de forma directa a cuatro procesos de rediseño del diario en los últimos 30 años y en la incorporación de las nuevas tecnologías, lo que ha ampliado mi conocimiento en muchos campos en los que difícilmente me hubiera especializado”.
 
“Me escogieron directora por casualidad en una época en que todos eran hombres, pero pensé que era un elemento para aprovechar. Afortunadamente esto ha ido cambiando, quizá no tanto en cargos directivos, pero sí en cargos intermedios.
 
“También es verdad que hay muchas mujeres que deciden no asumir más responsabilidades de las que ya tienen. Reconozco que mi maternidad fue desagradable, lo que me llevó a decidir tener sólo un hijo. Cualquier cargo supone renuncias. Pero se aprende y se gana profesionalmente. Soy consciente de que ser directora no significa tener que sufrir.
 
“Yo tuve la suerte o la inconsciencia de empezar muy joven. Formé mi familia en función de mis circunstancias. Afortunadamente mi marido no es de la profesión y ha asumido perfectamente su labor como padre. También he tenido que contar con la ayuda de una persona para las tareas domésticas y realmente he tenido mucho apoyo familiar”.
 
Otros temas de actualidad como las recomendaciones a seguir en el tratamiento de la violencia de género o la inclusión de anuncios de contactos en los medios, también tuvieron relevancia durante el debate y aunque se reconocieron los esfuerzos de las participantes, dijeron que todavía queda mucho trabajo por hacer.
 
*Texto tomado de la revista digital Dones de la Associació de Dones Periodistes de Catalunya.
 
12/VT/RMB